Patrimonio Arquitectónico – Villanueva de la Reina

Patrimonio Monumental

Prensa de torre (siglo XVIII)

Torre donada por la familia Gallego Simón al Ayuntamiento de Villanueva, el cual abordó el proyecto de traslado y reubicación en el paseo del aceite del Recinto Ferial, que abraza la orilla del Guadalquivir a su paso por la población. La torre prensa pertenecía al cortijo Santa Amalia, que fue casa de postas, y que contaba con una molino de aceite de producción mediante el proceso de torre prensa.

La mejor descripción nos la ofrece Manuel Rodríguez Arévalo:

[...Este monumento se compone de una gran piedra o “pisón”, ajustada dentro de un recinto cuadrangular limitado pos sólidos muros y coronado por una pesada y maciza torre de fábrica. La piedra está atravesada en el centro por un husillo de madera conectado con un sistema de palancas mediante las cuales accionar el mecanismo, de tal manera que, tras ser subido al máximo para permitir la colocación bajo la torre de la pila de capachos de esparto con la pasta molida, se deja descender con lentitud sobre la carga de aceituna. Bajo el peso de la piedra, ésta va expulsando poco a poco el líquido que resbala y se filtra a través de los capachos hasta salir al exterior...].

La torre, se corta algo más arriba de la mitad por una cornisa inclinada a modo de tejado a dos aguas y sobre esta un segundo cuerpo de torre hasta acabar en una cubierta de piedra de aristas curvilíneas terminando en una base cuadrada. En las caras principales del cuerpo de la torre vemos, antes de la cornisa inclinada unas hendiduras verticales en la piedra, presumiblemente con un fin ornamental.

Fachada de la Capilla del Cortijo de San Nicolás (primera mitad del siglo XVIII)

Junto a la Casa Consistorial se eleva la fachada de la ermita-capilla del Cortijo de San Nicolás, que pertenecía al cortijo del mismo nombre que se encuentra enclavado enel Parque Natural Sierra de Andújar de Sierra Morena. Este cortijo fue un importante núcleo rural llegando a contar con una portada en piedra de arco de medio punto (aún ubicada en el cortijo) y una gran portada, también en piedra, de la ermita-capilla que allí servía de culto y que presentaba el mismo esquema de las ermitas del término. En el año 1990, fue cedida por la familia Miguel Perálvarez Moya al Ayuntamiento de Villanueva y éste inició un proyecto de traslado y nueva ubicación en el casco antiguo del pueblo quedando reedificada en 1992.

La portada está compuesta por un arco de medio punto rebajado, con clave resaltada pergaminada, llamada ménsula, que se apoya en unas jambas despiezadas.

El arco de medio punto queda flanqueado por dobles pilastras cajeadas. En las enjutas aparecen unos triángulos resaltados con decoración vegetal esquemática. Tras el arco, nos aparece un entablamento formado por arquitrabe, friso y cornisa lisos, que da paso a un segundo cuerpo cubierto por una hornacina con venera (concha flanqueada), también con pilastras cajeadas con aletones. A los lados, dos pináculos terminados en esfera encajonados sobre pequeños basamentos. Queda rematado el conjunto con un frontón triangular que presenta un escudo con bola en el tímpano.

Coronando la fachada, una espadaña de ladrillo rematada en triángulo, posiblemente fue añadida bastante después de acabar la fachada en sí.

Patrimonio Civil

Casa consistorial de Villanueva de la Reina

Posee dos fachadas: la de entrada orientada al oeste y la norte con su gran arcada.

La fachada oeste presenta la puerta de entrada al edificio con arco de vano de medio punto flanqueado por dos semicolumnas dóricas con basa sobre pilastras, sobre estas columnas otras pilastras nos conducen al segundo cuerpo dónde se emplaza el balcón principal con puerta dintelada y base polilobular con rejería que sigue esa. En esa misma fachada pero en la zona de ladrillo se sitúa el actual escudo de Villanueva de la Reina.

En la fachada norte hayamos tres arcos de medio punto que descansan sobre cuatro columnas (las dos laterales adosadas a la pared) realizadas en piedra de granito de estilo dórico, pero con la peculiaridad de que posee basa, algo inusual en este orden, y que por su aspecto, se asemeja bastante a las de la puerta de entrada, tan solo se diferencian de estas el ser de mayor tamaño y están exentas.Sobre la unión de cada dos arcos vemos unos medallones circulares a modo de decoración simple pero no menos bella.

Sobre las arcadas, ya en el segundo cuerpo, tres balcones dintelados de base rectangular sobre la que reposa una rejería de gran sencillez ornamental. En la parte derecha del observador podemos apreciar un magnífico escudo de la Casa de los Austria y perteneciente al reinado de Felipe II.

En esta misma fachada pero más al este, se levanta bien alta la torre del reloj y que por su aspecto y utilidad serán de una etapa bastante posterior a la construcción del edificio en sí. Esta torre es de fachada lisa con ladrillo visto, ventanal en la parte inferior, a la altura de terminación de edificio se recorta con una cornisa no muy pronunciada y sobre esta se levanta un segundo cuerpo donde está el reloj. Más arriba y también recortado por otra cornisa, el tercer cuerpo termina en espadaña con campanario que físicamente nos recuerda a los campanarios de las ermitas de esta población.

Puente sobre el Guadalquivir

Elevado sobre el Río Guadalquivir, en la carretera J-231, hoy en día considerado un monumento arquitectónico de principios del siglo XX, ya que es uno de los primeros, y el único conservado en uso, puentes construidos en España con hormigón armado. Fue prometida su construcción por el Rey Alfonso XIII en su paso por Villanueva de la Reina, el 30 de noviembre de 1916, para visitar el cortijo del Rincón de San Ildefonso, que pertenecía al ministro de Institución Pública José Prado y Palacio. Cuando se iniciaron los primeros proyectos, se planteó la construcción de un puente de hierro remachado, ya que era la tecnología conocida y aplicada en la época, pero el arquitecto introdujo una importante variación proponiendo su construcción integra en hormigón armado, que alegando su menos coste y ventajas sobre el hierro, propició su definitiva construcción es este nuevo material. El Dr. Ingeniero de Caminos, Canales y Puertos, D. Ramón del Cuvillo Jiménez, ha realizado una reciente investigación sobre este puente, donde destaca que es un puente de doce tramos (de 20 metros cada uno), tres sobre el Guadalquivir y nueve sobre la tierra. Tiene unos grandes pilares que sustenta la plataforma con celosía que es uniforme en todo el puente. La construcción del puente se concluye en 1928 y hasta la actualidad no ha sufrido cambios ni intervenciones que hayan variado el original.

Patrimonio Rural (agrícola-funcional)

El desarrollo artístico-cultural, no sólo se ciñe al municipio de Villanueva de la Reina, sino también al resto de su entorno, sobre todo en los cortijos y caserías que llegaban a albergar un gran número de población, con motivo de alguna de las campañas de recolección agrícola. Los más importantes, también por su papel en la Historia, son el Rincón de San Ildefonso (el Cortijuelo) y la Crujía aunque se extienden por el resto de término otros cortijos o caserías de gran importancia para la cultura rural de Villanueva.

Rincón de San Ildefonso (el Cortijuelo)

Está situado en uno de los enclaves más emblemáticos del término de Villanueva de la Reina, sobre todo por su carga histórica y por su posible proximidad a la ciudad de Iliturgi, que el historiador Ximena Jurado nos describe en su “Catálogo de los Obispos” y en “Antigüedades de Jaén” la ubica en los alrededores de las Cuevas de Lituergo, cercana a la ermita de Santa Potenciana. Aunque fue poblada durante mucho tiempo por los pueblos pasados, existe constancia en el siglo XIX de la finca como rústica o cortijo que constaba de dos casas; una de labor, con dos cuerpos y graneros, habitaciones, establos, cuadras, pajar, corral, gallineros y patios. La otra compuesta de tres cuerpos de estilo suizo (bajo) que contaba con corral, huerta de regadío, pozo, alberca, noria de hierro y un pequeño jardín. Además cuenta con una pequeña ermita, donde se veneraba a la imagen de la Virgen de los Desamparados, situada en el oeste del cortijo. Es una ermita que sigue el esquema general de las construidas en el entorno, de planta rectangular con la cabecera orientada al noroeste.

La Crujía

La Crujía es un entorno muy transitado, a lo largo de la historia, por las diferentes culturas que poblaron estas tierras, desde el neolítico hasta la contemporaneidad, siendo escenario de batallas como la de Escipión o la de la Independencia. Todas estas culturas giraron en torno a estos parajes, cercanos a las Cuevas de Lituergo y al Río Guadalquivir, que abastecía a los asentamientos de agua dulce convirtiéndose en elemento esencial para la subsistencia, el desarrollo de la agricultura y la prosperidad de un pueblo.

Patrimonio Religioso

Iglesia la Natividad de Nuestra Señora

Levantada sobre el antiguo castillo de época árabe de la que se tiene constancia ya en el siglo XIII. Los datos históricos la ubicaban en el siglo XV tras el reciente descubrimiento de dos tramos separados por arcadas en ladrillo visto de estilo mudéjar. Cada arcada está compuesta por un arco central más grande y de mayor altura, y dos laterales más pequeños y de menor altura a ambos lados. Los arcos descansan sobre columnas de forma rectangular con capiteles en piedra decorados con motivos vegetales y geométricos. El templo mudéjar, se desarrolla y amplía por etapas bajo distintos estilos (gótico, renacentista, barroco y rococó) conformando la anatomía del conjunto actual. Cabe destacar la fachada principal, renacentista, una primera puerta de arco ojival de estilo tardo románico y una tercera puerta que da a la terraza del Guadalquivir, de arco de medio punto inacabada.

En el interior destaca una arquitectura mestiza entre el renacimiento y el barroco, con una nave rectangular de gran altura sustentada por cuatro grandes pilares y sucesivos refuerzos y contrafuertes para poder seguir ampliando el templo. En la parte izquierda de la cabecera, se encuentra el Sagrario conocida como la capilla del Rosario con una bóveda de media naranja decorada con yeserías al gusto del rococó andaluz del XVIII. También cuenta con una pila bautismal de piedra del siglo XIV, hallada en el patio de la casa parroquial, de planta octogonal y apariencia de concha, poco habitual en la zona. El retablo del altar mayor fue realizado en 1961 por el maestro tallista Mariano Piñar Ferrer, ayudándole como primer trabajo su discípulo villanovero Juan María Medina Ayllón.

En su exterior cabe destacar la torre-campanario de gran altura, la portada principal claramente renacentista y un relieve de un ángel que porta la inscripción latina “Terribilis est locus iste” (Este lugar es terrible).

Para terminar, es igual de relevante el entorno, ya que se encuentra a los pies de la terraza del Guadalquivir junto a una plaza, la de la Constitución, de gran belleza y donde se eleva una escultura dedicada a la Constitución de 1978 del escultor local Miguel Peinado Blanco.

Las ermitas.Las dos ermitas de la villa son la de San Marcos y la del Santo Cristo ambas a un extremo y otro de la calle Real (Antigua Vía Augusta). Estas ermitas siguen el mismo esquema que podemos encontrar incluso en ermitas de los cortijos y caserías de la comarca: planta rectangular, una entrada por los pies y sobre la entrada la espadaña, herencia de los edificios religiosos mudéjares.

San Marcos Evangelista.(Siglo XVII)

La fachada principal, orientada al oeste, es de hastial mixtilíneo, encalada y con zócalo de obra. La puerta se sitúa bajo arco de medio punto y sobre esta encontramos una hornacina con la imagen del titular sobre pedestal de cuarto de esfera con moldura geométrica. Se corona la fachada con una espadaña centrada con campana rematada con una cruz de forja.

El muro lateral norte, también encalado, se decora únicamente por un zócalo de obra y tres ventanales, mientras que el muro sur se encuentra adosado a casa particular.

El interior es de planta rectangular de una sola nave que corre de oeste a este hacia la cabecera donde está el altar mayor constituido por un actual retablo de obra conformado por tres hornacinas flanqueadas por semicolumnas corintias y sobre estas tres mosaicos de azulejo con los emblemas de los cuatro Evangelistas. Delante de este encontramos la sede.

Los muros lateras son divididos espacialmente en cuatro tramos por falsas pilastras de ladrillo en cada uno y decorados con mosaicos de azulejos que aluden a las estaciones de la pasión.

Santo Cristo del Humilladero

Reedificada en 1953 y diseñada por Miguel Peinado. Desde el exterior lo único que podemos observar es la portada, puesto que el resto del templo se encuentra adosado a viviendas privadas.

La portada consta de puerta bajo un arco de medio punto flanqueada por pilastras cajeadas sobre plintos, hastial terminado en volutas que flanquean una espadaña con campanario de ladrillo visto de adobe y coronado con una cruz y adornos de forja de hierro. En la decoración de la fachada abundan los motivos vegetales y la falsa arquitectura integrados con ornamentos religiosos y civiles (antiguo escudo de la población).

El interior, de planta rectangular, es simple y decorado solamente con molduras alrededor del techo y dos pilastras en cada muro lateral dividiendo el templo en tres tramos y el altar con un retablode un solo cuerpo.

Compartir...Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someone